Comunicado EPR - Chiapas, 18 de agosto de 2006

 
Comunicado del Ejército Popular Revolucionario (EPR) México

AL PUEBLO DE MEXICO.
AL PUEBLO DE CHIAPAS.
A LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN NACIONALES E INTERNACIONALES.
A LOS ORGANISMOS DEFENSORES DE LOS DERECHOS HUMANOS.
A TODOS AQUELLOS QUE VOTARON.
¡HERMANAS, HERMANOS, CAMARADAS!

A pesar de todas las irregularidades que han quedado al descubierto con el recuento parcial de los votos, quienes detentan el poder han tomado la decisión de imponer a sangre y fuego al corrupto de Felipe Calderón, violando sistemáticamente al susodicho estado de derecho en el cual se amparan para realizar sus tropelías.

Estado de derecho de y para la oligarquía que todo cuanto se hace es para apuntalar el actual estado de cosas, mientras que para los hombres del poder y sus defensores las instituciones son sacrosantas para la mayoría de los mexicanos hace rato que ninguna institución representa los intereses del pueblo, por tanto son cada vez más mexicanos que van dejado de creer en estas instituciones espurias.

Con Calderón no sólo tendríamos un presidente desacreditado, sino a un energúmeno impuesto desde las posiciones del estado de derecho oligárquico, con el cual cada institución existe con el único fin de sostener la opresión y la explotación asalariada.

Son muchas las irregularidades que hacen insostenible la falacia de unas elecciones limpias, el fraude electoral es inocultable e insostenible la defensa de una democracia simulada que sólo existe para defender los intereses de los grandes empresarios, de los hombres y grupos de poder que han hecho insultantes riquezas al amparo de la impunidad gubernamental.

Fox, Calderón, los dirigentes del PAN, los empresarios que apoyaron la candidatura de la ultraderecha se rasgan las vestiduras y claman por la represión contra el pueblo, preparan conscientemente un baño de sangre y ya no sólo amagan con utilizar al ejército, sino que ya han tomado la decisión de movilizarlo en contra de nuestro pueblo que ha osado “atacar” las instituciones, sus instituciones, las cuales desde sus perspectiva neoliberal, éstas son sagradas y no se tocan.

El desalojo de ciudadanos que luchan por el respeto de la voluntad popular del palacio legislativo por la PFP y el despliegue del ejército en apoyo de ella, así mismo la movilización de los diferentes cuerpos policíacos ponen al descubierto el verdadero rostro del fascismo de este gobierno y de lo que espera de consumarse la imposición.

Ya nada puede ocultar su carácter fascista, nada puede disimular las verdaderas aficiones fascistas de Calderón que ante su mediocridad no tiene límites su cinismo al mandar señales a los empresarios, sus patrones, de que gobernará a sangre y fuego para mantener a buen recaudo los intereses de esa minoría beneficiada por el gobierno foxista.

Para todos queda claro que fox y el PAN sólo puede gobernar con el ejército, la AFI, la PFP y los grupos de paramilitares formados por la ultraderecha; sin el puntal de las fuerzas represivas este gobierno no se sostendría, ni la imposición de Calderón sería un peligro para el país.

La descarada alianza entre el PAN y el PRI para competir por la gubernatura de nuestro estado devela que ambos partidos y su comparsa del PANAL representan los mismos intereses, el mismo proyecto neoliberal, a través de esta maniobra buscan dar legitimidad al espurio de Calderón y sostener a Ulises Ruiz en el gobierno de Oaxaca a pesar de su enorme incapacidad política. La alianza de estos partidos representantes de la oligarquía sólo significa continuidad de la profundización de la pobreza y miseria en Chiapas.

Representa ya la cooptación como medida para legitimar la burla a la voluntad popular y el secuestro de la soberanía popular por un puñado de saqueadores del país, amparados en las instituciones, en las leyes y el gobierno foxista. En Chiapas en estos momentos vemos como los priístas se desgarran las vestiduras para legitimar a la ultraderecha.

La política desde la perspectiva del PAN y el PRI es un estercolero, donde en un proceso electoral gana aquel que sea el más puerco, el más cochino para imponerse, la voluntad popular para ellos eso no cuenta. Eso es lo que veremos el 20 de agosto los chiapanecos.

Los llamados de Fox para “buscar juntos la unidad y el diálogo”, “el orden, la paz, la armonía para trabajar por el país, “por el respeto a la convivencia social”, “por defender juntos la democracia y las instituciones”, no son más que palabras huecas, verborrea que oculta la esencia de este régimen opresivo.

Todos aquellos que han resultado beneficiados con las políticas del panismo y el priismo son promotores activos del fascismo y el terrorismo de Estado, porque Fox, el panismo, la oligarquía y sus defensores del régimen neoliberal ya se lamen la boca por la carnicería y el baño de sangre que preparan. Ahora sí creen los hombres del Estado que nos la van a romper toditita… a quienes pedimos el respeto a la voluntad popular, que nos van a hacer pedacitos. Pero se equivocan porque están jugando con el fuego de la rebelión popular, son todos ellos quienes deben de empezar a temer por el fuego del estallido social que los puede alcanzar.

Que quede claro que los únicos responsables ante la historia de cómo concluya este episodio social que vive el país sólo son Fox, el PAN, el PRI, Javier Ibarrola, Espino, Calderón, los empresarios y funcionarios que los respaldan, pero también lo serán los mandos estratégicos y operativos de las fuerzas armadas y cuerpos represivos que acaten servilmente las órdenes del Ejecutivo federal. A estas alturas nadie debe sorprenderse con el hecho de Calderón es el huevo de la serpiente del fascismo.

La pregunta obligada en estos momentos es ¿Qué hacer ante la amenaza latente de las fuerzas represivas y este gobierno fascista?, ¿Resignación o revolución?

¡POR NUESTROS CAMARADAS PROLETARIOS!
¡RESUELTOS A VENCER!
¡POR LA REVOLUCION SOCIALISTA!
¡VENCER O MORIR!
¡CON LA GUERRA POPULAR!
¡EL EPR TRIUNFARA!
COMITÉ ESTATAL
DEL
PARTIDO DEMOCRATICO POPULAR REVOLUCIONARIO
COMANDANCIA MILITAR DE ZONA
DEL
EJERCITO POPULAR REVOLUCIONARIO
PDPR-EPR

Chiapas, a 18 de agosto de 2006.

add a comment on this article