DIALOGO CON ROQUE DE PABLO (Zheta)

 
“ES POSIBLE UN NUEVO AMANECER”

“ES POSIBLE UN NUEVO AMANECER”

Roque de Pablo es cantautor, escritor, periodista, sociólogo y documentalista. Vive actualmente en Paraguay, su país natal y da conciertos acompañado de amigos. Dirige la Fundación Arcadia y prepara algunos libros de próxima salida.

Se ubica fuera de la cultura formalmente aceptada, y propone una opción social fuera de la política y el estado; sus amigos en varios países lo llaman Zheta y armaron una red de intercambio de ideas, pensamientos y acciones a favor del desarrollo humano. La Red Arcadia o InteRed crece a partir de de la concepción de una esfera pública no estatal, autónoma e intencional, en conexión con otras organizaciones, grupos y movimientos que están en la misma línea.

- ¿Cuando habla de una opción fuera del estado esta hablando de un paraestado?

RDP - No exactamente, no hablo de un paraestado, ni de un estado, ni de estadistas, ni de estructuras estatales, ni de gobiernos, ni de nada que esté por encima del ser humano.
Cuando hablo de esta opción estoy hablando de ejercer la libertad, de elegir libremente, más allá incluso del sistema que forma a los estados. Para ello, tendríamos que recordar brevemente que el sistema estructura los gobiernos, los estados, como en una pirámide donde existen las escalas sociales y en esa estructura algunos están arriba y muchos están abajo. El sistema controla a través de simples y complejos mecanismos la libertad individual y la de grandes conjuntos, a través de la alienación explotadora del trabajo, a través de la educación homogeinizante, y el consumo todo esto, con la utilizacion de los medios que machacan con imágenes y sonidos los objetos y los valores que se debe consumir. Allí juega un rol importante la sobrevisualización del mensaje, que termina generando la infravaloración de quienes no pueden acceder a determinados productos o lugares, reservados para los que cumplen con todos los requisitos para ser formalmente aceptados.
Por otra parte existen mecanismos perversos de inducción al redil, podríamos entre muchos visualizar por lo menos tres:
La coerción o amenaza permanente de que algo va a suceder si no se hace los deberes en debida forma (o sea como el sistema lo dicta), una especie de juicio inminente que pesa sobre la cabeza, una especie de juez fantasma que acompañará aún a los lugares más recónditos de la intimidad, intimidando al creyente del sistema.
La necesidad, como incertidumbre cotidiana de la supervivencia, si te quejas, si cuestionas, si no crees, seguro te quedaras sin trabajo y tu familia sufrirá hambre, desamparo, exclusión, la necesidad utilizada como medio de coacción para la esclavitud productiva y sicológica del ser humano. Evidentemente es una estrategia para frenar cualquier tipo de inquietud evolutiva y cercenar la crítica desde la raíz, la necesidad lleva a grandes conjuntos humanos a disciplinarse, a comer caramelos envenenados por temor a la innovación y al cambio.
El miedo, es el arma que dentro de si engloba todo el arsenal violento del sistema, el miedo disciplina a las grandes masas, para ello están las armas y los brazos armados, las cárceles, los campos de concentración, la tortura, las guerras, el hambre. El miedo tiene caras visibles en el sistema, por ejemplo, está la policía del espíritu representada por las distintas religiones, la policía del garrote que se ocupa del cuerpo, y la policía de la mente que esta a cargo de un ejército de siquiatras, sicólogos e instituciones de rehabilitación social que restituirán al rebelde a su cauce “nomal”. Todos ellos instalan el miedo adentro mismo del ser humano, ellos mismos creen en el miedo y tienen miedo, por lo tanto, instalan el miedo como religión y se vuelven además sus temerosos sacerdotes.
Hace un tiempo, una sicóloga comentaba que aquellos que pretendían algún tipo de transformación de las leyes eran considerados enfermos sicópatas, y yo me preguntaba: entonces, aquellos que rigen este sistema ¿cómo deberían ser caratulados?, ya que, por ejemplo, las fuerzas de paz son justamente eso. fuerzas armadas que imponen la paz a partir del miedo y la coacción que producen la violencia de las armas.
Evidentemente, nos encontramos frente al absurdo de lo paradójico, ya que del mismo modo, las fuerzas progresistas para obtener un cambio recurren a las armas y a la violencia como metodología, transformándose en lo mismo que combaten, en síntesis, cambian los gobiernos, y lo que diferencia a los revolucionarios es solo el color de sus uniformes y la interpretación de los canónicos de la revolución, que simplemente es otra expresión del mismo sistema, los grandes protagonistas son el miedo, la coerción y la necesidad.
Nosotros no creemos en todos esos valores, hemos desarticulado toda esa superchería maniquea en nuestras cabezas, alguien nos califico de utópicos y nosotros entendemos que la utopía es la inspiración para la planificación, una representación de lo posible y la estructuración de otra realidad.
En la antigüedad la iglesia creía que el mundo estaba hecho como un tabernáculo; ya en el siglo tercero antes de Cristo, Eratóstenes había calculado con cierta precisión el meridiano terrestre; Parménides, Platón, Ptolomeo, Aristóteles y Euclides ya lo sabían. Fíjense en este detalle, el sistema en ese momento y aún mucho después, mantenía una postura cerrada frente a tal posibilidad. Marco Polo sufrió las consecuencias, Galileo Galilei fue obligado a retractarse, y a otros directamente mandó a achicharrar en las hogueras o a las mazmorras de la inquisición. Este sistema tuvo una génesis fraudulenta y ejerció una tergiversación interesada y retardataria para la evolución humana, con el único objetivo de conservar el monopolio de las decisiones políticas; hoy pretenden mostrarnos el corazón limpio, pero sus manos están manchadas de sangre.
Así las cosas, lo único que ofrece el sistema es ser políticamente correctos con una vida equivocada, encerrados en las decadentes instituciones de las “libertades democráticas” o sea dentro de sus gobiernos o en la oposición, pero siempre dentro del marco de los instrumentos conceptuales que hagan sentirse parte del sistema.
La luz del estado es como la luz de una estrella muerta, es la ilusión de la existencia de una realidad que se sabe ilusoria, entonces, ¿porque no construir más allá del estado, porqué no cuestionar las certezas heredadas?, porque, si las certezas eran errores y el estado es la piedra en el camino, habrá que deconstruir las formas de representación y parir nuevos conceptos de organización social que representen los anhelos más profundos del ser humano.

-¿El sistema seduce…?

Si, el sistema siempre trata de seducir, mostrando la ilusión como la realidad misma, obviamente es una trampa muy bien montada en las vidrieras, que despierta la curiosidad y genera la necesidad de consumir, de tener sentido de pertenencia, miedo de no consumir determinadas experiencias, o la coacción de quedar afuera; la ilusión, la inducción, el encapsulamiento y el microclima que genera el sistema es fuertemente asimilado por conciencias débiles, que aunque experimentando internamente la contradicción, se someten a un juego de espejismos perversos, donde él mismo será parte de esa proyección y será carnada para otros, generando así una cadena de contradicciones y violencias que lo pondrán siempre al borde del abismo, donde tendrá que esmerarse para no caer. Finalmente caerá porque el sistema necesita reciclar para realimentarse, es un juego macabro de vampirización, en eso termina la seducción del sistema siempre.

-¿Y como se escapa del sistema…?

Del sistema no hay que escapar, al sistema hay que enfrentarlo, si tratas de escapar te atrapará, pero si lo enfrentas irá retrocediendo, porque la naturaleza del sistema es cobarde.
Pero en su cobardía reside su astucia y en su astucia se incuba siempre la traición, la traición es inherente a la cobardía y la historia nos muestra que al valiente siempre lo mata el cobarde, por eso el desarrollo de la inteligencia es una condición para aquel que quiera construir fuera del estado, de los gobiernos y el sistema.

-Pero el poder del sistema es real…

El poder del sistema reside en instalar la creencia de invulnerabilidad y en la capacidad destructiva del mismo, pero en realidad no existe tal invulnerabilidad, la mampostería ilusoria del poder está montada sobre columnas que poseen muchísimas fisuras y hoy en plena decadencia hace agua por todos lados, cualquier grupo o facción medianamente organizada puede colapsarla y esto lo vemos todos los días, si alguien mete un numero equivocado en las computadoras o un granito de arena en los engranajes, la bolsa se cae, se resiente, se fisura. Si el sistema fuera fuerte e inteligente no necesitaría de las miles de bombas atómicas para sostener el terror, ni de los millones de asesinatos indiscriminados o selectivos para intentar disciplinar pueblos enteros, aun así la experiencia dice que están perdiendo en todos los frentes y eso los hace más feroces, pero también más débiles. Fíjense que un día salen en Francia o en Grecia algunos muchachos furiosos y colapsan al sistema con solo quemar algunos automóviles, o la gente decide que tal presidentejo tiene que volar y vuela, sale corriendo como rata por tirante tal, es la experiencia de Argentina o Bolivia, donde la gente experimento por un momento que el poder real estaba en sus manos y de la noche a la mañana desarticularon el estado, generando una acefalía de poder gubernamental o estatal. estas experiencias tenderán a profundizarse a futuro. Otro ejemplo es la cooperativización de las fábricas recuperadas en manos de los trabajadores, que tomaron conciencia que pueden autogestionarse sin necesidad alguna de patrones ni empresarios, son experiencias por fuera del estado que también se irán profundizando, así como los sin tierra, los sin techo, los inmigrantes, los indígenas son experiencias muy interesantes que se irán profundizando, el camino ya está en construcción.

¿Cuál es su opinión respecto de la elección de Obama en EE.UU?

Mucha gente cree ingenuamente que por el hecho de ser negro o mestizo, Obama va a cambiar algo, su elección, o mejor dicho el hecho de que un negro ocupe la casa blanca, es en realidad una estrategia más de cara a sensibilizar a la población y la necesidad de producir algún impacto en lo que ellos llaman el tercer mundo, el gran negocio se hizo con Bush, y Obama solo viene a lavar los platos que ensuciaron otros, dicho de otro modo, pusieron al mesero de presidente, pero quienes manejan los hilos de Obama son los mismos que siempre manejaron las cuestiones del poder en EEUU.
Obama es un monigote simpático, un personaje gracioso, armado en algún pasillo mediático para poner paños fríos a la política criminal ejercida por los EEUU; de hecho, el sonriente presidente, atendiendo a la estrategia de fondo de sus amigos, comunica que seguirá la política de ocupación del territorio afgano e Iraqui y además, seguirán con los secuestros en cualquier parte del mundo, en síntesis nada cambia, solo el color de la piel.
Obama representa la ilusión del sueño americano, o peor aún, convierte a la novela – (luego película) – desde el jardín, en una realidad.
Obama una especie de Michael Jackson transmutado en político.

¿Cómo ve usted que en su país se haya elegido a un sacerdote como presidente?

Bueno, hubo un cambio, antes se hablaba de democracia y ahora de sacerdocracia (risas), nada, este país es un territorio con una gran tradición cultural católica, siempre fueron el para-poder, la gente cree en los “pa’í” (sacerdotes o curas en guaraní), incluso parte de la izquierda se somete y alinea en esa dirección, la gente cree que el poder lo tienen los demás, cree en el sistema, salvo unos pocos, todos creen “cosas”. El presidente paraguayo es también parte de una estrategia de la iglesia que decide, finalmente asociada a numerosos sectores, incluso antagónicos, tomar el poder estatal y lo hace, en realidad blanquea la cuestión y mete un presidente, un coqueto presidente progre que gusta de coquetear con todo aquello que se pueda coquetear.
En realidad, no hay mucho de interés para analizar en este fenómeno, salvo que el presidente de Paraguay ejerce una política zigzagueante algo ambivalente pero decididamente encuadrado dentro del sistema. No existen novedades, salvo las de siempre, cinco niños por día mueren en este país por desnutrición o enfermedades erradicadas hace tiempo en otros lugares, o intoxicados por los agroquímicos. Cada día se ensanchan más los bordes de la pobreza, la desesperación de la falta de futuro nihiliza a los jóvenes, la violencia que produce el hambre crece día a día; algo relevante tal vez sea que le ha llevado tranquilidad a varios sectores de la población profesional, por ejemplo, a los médicos cardiólogos, ya que su propaganda electoral no dejó de anunciar hasta el atosigamiento que el presidente tenia corazón, o a las fuerzas de seguridad, a quienes de vez en cuando les hace despuntar el vicio, produciendo tremendos actos de represión – llamadas aquí “garroteadas”,o movilizando numerosos efectivos del ejercito en la búsqueda de guerrilleros fantasmas. En el sector empresarial más que felices ya que se harán acreedores de los regalos anticrisis económicas, traducidos en billetes del fondo monetario que tendrán que pagar puntualmente parroquianos y feligreses, nada...,como decía un amigo mío, “dios es empleado en un mostrador, da para recibir…”

¿Qué queda por hacer frente al panorama sombrío que usted percibe?

Queda todo por hacer, queda todo por replantear, el problema es que la gente pensó que con Evo, Lula, Bachelet, Kirchner, Correa, aquí en Latinoamérica se venía el cambio, pero esa es la necesidad de creer de que un gobierno salvará tu vida, nada de eso, yo no los vi mas que como una bisagra, ni siquiera la puerta, solo una bisagra que podría haber abierto la posibilidad de que alguna ventana se abra, claro, esto es para quien cree que los estados sirven para algo.
En lo personal sigo pensando que tal vez ya sea hora de plantear otro tipo de sociedad, más humana, menos dependiente, menos paternalista, autogestiva, hay experiencias muy interesantes en este sentido habría que remitirse a ellas habría que perfeccionarlas, pero también es cierto que para cambiarlo todo también tiene que cambiar uno, sino, pueden pasar gobiernos y personajes pero nada cambia.

¿No hay cambio sin cambio…?

Pero esto es para todo el mundo, no solo para nuestros desolados parajes, la vieja Europa está en crisis y a punto de estallar, en Medio Oriente la tercera guerra mundial empezó hace rato, en Asia la esclavización está llegando al limite, por supuesto que esto no te lo va a mostrar la CNN, ni la BBC, pero por donde mires está el caos, la violencia, y la desesperación. Este sistema depredó al mundo, esclavizó, explotó, exterminó y humilló a pueblos enteros en nombre del capital, de ideologías, de religiones y creencias, yo creo que se han agotado todas las monstruosidades posibles, y ya es hora de volver hacia un futuro más luminoso para el ser humano, nosotros trabajamos por ello, pero no somos ingenuos, la salida, la puerta no está en las superestructura del poder, sino dentro del ser humano.

Alguien decía por ahí que había que desarmar la bomba interna, han fabricado bombas que pueden hacer estallar este planeta mil doscientas veces, hay que desarmarlas, pero primero hay que desarmar la bomba interna, entonces las restantes serán más fáciles y es urgente hacerlo, hay millones de personas que creemos que hay que parar la violencia, todos nos merecemos un futuro mejor y todos tenemos la capacidad de construir ese mundo. Si alguien lee esto, puede contárselo a otro y plantear, planificar hoy mismo ese mundo, alguno dirá que la empresa es demasiado grande, pero hay que entender que nuestro mundo empieza por uno mismo, sigue en nuestros parientes, vecinos, amigos, y todos aquellos con los que tengo contacto, ese es el mundo que hay que salvar, nuestros hijos y nietos están en el futuro, tal vez aun no estén aquí mismo, pero están en el futuro y ellos merecen vivir.


Esta es la primera parte de una serie de tres reportajes realizados a Roque De Pablo (Zheta) por InteRed, en el mes de marzo abril del 2009, en Asunción, Paraguay

add a comment on this article